Nueva planta de asfalto en Zaragoza

planta zaragoza

Nueva planta de asfalto en Zaragoza

Ecoasfalt acaba de finalizar la instalación y puesta en marcha de una planta de fabricación de aglomerado asfáltico en la provincia de Zaragoza. Se trata de una planta ultra-móvil discontinua Intrame UM-200, con una capacidad máxima de producción de 220 toneladas a la hora.

Las plantas ultra-móviles están diseñadas para trabajar a pie de obra, reduciendo gastos de transporte y tiempo de montaje. Se transportan en varias unidades móviles sobre ruedas, cumpliendo siempre con las dimensiones de circulación por carretera. Además, pueden ir provistas de patas y repartidores de carga regulables en altura, no precisando cimentaciones de hormigón, si el terreno tiene la resistencia adecuada. Por lo tanto, son plantas fácilmente transportables de obra a obra.

El diseño y la disposición final de las plantas UM facilitan el acceso del operario a todos los puntos de mantenimiento y engrase, manteniendo las mismas condiciones de seguridad, accesibilidad y respeto al medio ambiente que cualquier otra planta de la gama INTRAME.

planta zaragoza

Trabajamos en obras de asfaltado en Zaragoza

La provincia de Zaragoza cuenta con una nueva instalación para la fabricación de mezclas bituminosas en caliente, para dar servicio a la provincia.

¿Sabes para qué sirve y cómo funciona una planta de asfalto?

El propósito de estas plantas es generar mezclas asfálticas en caliente. Para ello usan áridos de distinta granulometría y betunes asfálticos comunes o modificados.

La actividad principal de una planta de asfalto es calentar el árido y ligante para crear una mezcla asfáltica en caliente. La cantidad y la naturaleza de la mezcla depende de requisitos específicos definidos en el Pliego de prescripciones PG3.

El proceso de fabricación se inicia en la predosificación en los silos de alimentación y se transportan los áridos hasta el secador. ​ Después de extraer la humedad, el elevador de cangilones lleva los materiales calientes y secos hasta la parte superior de la torre. La torre de la dosificación, que es el centro principal de una planta, está formada por zarandas (cribas o cedazos) vibratorias de diferentes aperturas para la clasificación granulométrica, que clasifican y separan los áridos en diferentes tamaños. 

El sistema de la planta, totalmente computarizado, permite que la balanza de áridos controle las compuertas para integrar las cantidades necesarias de los materiales almacenados temporalmente en los silos calientes. ​ Los silos tienen un sistema de sellado contra escape de polvo hacia el medio ambiente y tapas de acceso para mantenimiento, además de colectores de muestra en cada compartimiento. Descargados en la mezcladora, los áridos reciben la cantidad precisa de ligante, medido por la balanza de betún. El sistema controla el tiempo de mezcla. Terminado el proceso, las compuertas de descarga liberan el material directamente sobre el camión de transporte.